4.– LA LEYENDA DEL GRIAL CÁTARO

SINCRETISMO GRIÁLICO EN GLASTONBURY (INGLATERRA)


Como final a un tema tan apasionante y extenso, hay que expresar el hecho que al abordar la cuestión del Grial habría que tomar ejemplo del sincretismo mitológico, histórico y religioso que confluyen en la actualidad en el lugar de Glastonbury (ubicada en tierras de Somerset, en el sur de Inglaterra), donde la leyenda cuenta que, José de Arimatea recogió en Oriente la sangre derramada por Cristo en un cáliz sagrado hasta depositarla, después de un largísimo viaje, en aquel místico emplazamiento de las islas británicas y que resulta ser, a su vez, la sede donde se halla enterrado el legendario rey Arturo, según cuenta la tradición. Admirable es que en este enclave de Glastonbury se den cita la mitología sagrada celta de los ancestrales pueblos bretones, con la historia de las sucesivas protecciones de los antiguos reyes ingleses (sajones y normandos) y el fervor religioso de anglicanos, ortodoxos y católicos al aceptar que dicho sacro lugar representa ser el primer emplazamiento espiritual de sus respectivos cultos en las Islas Británicas.

Todo ello unido al hecho de que en el año 1925, la escultora Katherine Maltwood, mientras preparaba las ilustraciones basadas sobre el libro medieval dedicado a la Alta Historia del Santo Grial, descubrió sorprendentemente un conjunto de perfiles de figuras reflejadas sobre el mismo territorio de Somerset y cuyos contornos representaban algunos símbolos zodiacales. Así mediante la identificación de los trazados naturales de ríos, senderos, terraplenes y colinas identificó algunos signos del zodiaco celeste con los perfiles de las figuras míticas del Rey Arturo, los Caballeros de la Mesa Redonda y su custodia del Santo Grial.

Tal vez, en Montsegur sea también necesario realizar un esfuerzo de sincretismo y tolerancia donde puedan converger múltiples y versátiles vías cognitivas hacia ese esplendoroso acontecimiento que fue la existencia de una singular y viva iglesia cristiana llamada de los Buenos Hombres y las Buenas Mujeres a pesar de su deplorable y cruenta exterminación.

Así también resaltaremos este marco orográfico situado en pleno Pirineo occitano (en el sur de Francia) en el que destacaremos el enclave legendario de Montreal-de-Sos y el conjunto de sus cercanas grutas rupestres (Niaux y Lombrives), el Sabarthez y sus múltiples spoulgas (cuevas), que fueron también refugio de los últimos cátaros, la magnífica cadena axial del Tabe o Saint Barthelemy, montaña sagrada del pueblo occitano (hasta el siglo XVIII perduraron las peregrinaciones que se hacían hasta su cumbre en el mes de Agosto), el imponente Pog de Montsegur, el macizo señorial del Bugarach (guardián de los enigmáticos emplazamientos de Rennes-le-Château y Rennes-les-Bains), para finalizar en las últimas estribaciones de las Corbières, donde se yergue con todo su esplendor, el magnífico castillo de Queribús, último bastión de los faidits cátaros.

Ir a capítulo:  Anterior  |  Siguiente