4.– LA LEYENDA DEL GRIAL CÁTARO

¿MONTSEGUR, UN GRIAL EN EL PIRINEO OCCITANO?


La leyenda del grial cátaro va íntimamente ligada al episodio del acecho y posterior rendición del castillo de Montsegur en el año 1244, cuando varios fugitivos pudieron evadirse del cerco y asedio de las tropas del senescal francés, llevándose consigo un valioso tesoro, tal como consta en las actas inquisitoriales. Mucho se ha escrito respecto al tema del tesoro de Montsegur en cuanto si era puramente material, o bien, si se trataba de otra clase de objeto, quizás de carácter espiritual. Realmente ninguna evidencia objetiva ha podido aclarar la naturaleza de dicho tesoro hasta el presente. En cambio, sí que en las actas inquisitoriales medievales queda reflejada una primera evasión de un tesoro pecuniario efectuada unos pocos meses antes de la rendición del castillo y una segunda misteriosa fuga, todavía más sorprendente, la noche antes de la quema de los cátaros en la hoguera en el conocido Prat des Cremats en el mes de Marzo de 1244.

La primera evasión se constata según declaraciones recogidas en las Actas de la Inquisición (Tomos de la Colección Doat francesa), realizadas por el sargento de armas Imbert de Salles, faidit o protector de los cátaros, en la que testifica que una primera parte del tesoro fue sacada antes de la Navidad del 1243 por el perfecto Mateu i el diácono Peire Bonet portando ambos oro, plata y monedas, gracias a la complicidad de los hombres de Como (militar asediante del ejército francés pero nativos, él y sus hombres del pais occitano), hasta llegar a las cuevas del Sabartés (detrás del monte Tabe o Saint Barthelemy) que estaban custodiadas a cargo de Ponç Arnau de Castel-Verdun (según consta en la Colección Doat, Nº XXIV 171b). Esta operación fue realizada con absoluto éxito ya que el perfecto Mateu estaba de regreso en Montsegur entre el 14 y el 21 de febrero de 1244.

La segunda evasión se halla recogida según las declaraciones efectuadas por los sargentos de armas Bernart de Jocó, Guilhem de Boan de Lavelanet y Berenguer de Lavelanet. Así los tres sargentos mencionan que el noble faidit Peire Roger de Mirepoix, la noche del 15 al 16 de Marzo correspondiente a la anterior quema en la hoguera de los perfectos, organiza de forma secreta la salida de cuatro personas (los perfectos Amiel Aicart y Peire Sabater, el diácono Arnau Huc junto con Peitavi Laurent), quienes se deslizaron por el precipicio mediante la ayuda de cuerdas por el paso de Portelh, situado en la dirección NE del castillo, contorneando el Roc de la Tor hasta el río Lasset (ver: respectivamente Colección Doat, XXII 275ab, XXIV80b-81a y XXIV61b-62a). Sobre el trayecto de la huída se han barajado diferentes conjeturas, aunque es probable que el hipotético itinerario fuese a través del Puerto de la Peira (ladera del monte Tabe) hasta llegar posiblemente a Causson.

En resumidas cuentas, a raíz de dicha misteriosa segunda evasión, toma validez entre los investigadores ocultistas y hermetistas una fehaciente constatación de que los perfectos cátaros pudieron ser una comunidad espiritual encargada de la custodia del Grial, cuya preciosa reliquia trataron de salvar hasta el último instante. Por el contrario, los investigadores académicos y ortodoxos, de forma categórica, rechazan tajantemente dicho planteamiento en tanto que el Grial sólo es un mito, de modo que, bajo ningún concepto la comunidad cátara estuvo vinculada a este tipo de leyendas medievales.

¿De qué manera Montsegur entra a formar parte del Mito del Santo Grial? Existen varias teorías que permitirían la identificación de Montsegur con la Leyenda del Santo Cáliz, aunque hemos de insistir, de manera rotunda y fehaciente, que son meras conjeturas ya que bajo ningún concepto la palabra Grial se refleja en ninguna de las actas medievales de la Inquisición. Una de estas conjeturas sería impulsada por los círculos parisinos de los herméticos franceses de finales del siglo XIX, donde destacaba el excéntrico personaje llamado Josephin Peladan que en su obra El secreto de los Trobadores publicada en el año 1906, donde expone que en la obra del Parzival, escrita por el autor medieval alemán Wolfram von Eschembach, habría suficientes indicios para identificar el mítico Munsalvaesche o Monsalvatge donde se custodiaba el Grial con la montaña de Montsegur.

Otra bella leyenda surgida del mismo antiguo folclore occitano (en el año 1240 el trovador Montanhagol le dedica unos versos), nos relaciona a la mítica Esclarmonde, hermana del conde Foix, quien fue una gran protectora de la comunidad cátara y que alcanzó el alto grado de perfecta, como la guardiana del Santo Grial, el cual fue depositado en las entrañas del monte Tabe gracias a la transfiguración de la mítica dama en la sublime figura de una paloma que portaba en su pico tan preciada joya durante el transcurso del asedio contra Montsegur, realizado por las tropas invasoras francesas (relato de cariz absoluto legendario sin ninguna base histórica). Otra notable influencia griálica se debería a la polémica del enigmático tesoro de Rennes-le-Château, sobre el que tantos artículos de prensa e infnidad de libros se han publicado desde el pasado siglo XX, ya que al estar ubicado en el Razés occitano, coincide con el hecho de haber sido la última de las diócesis eclesiásticas creadas por los cátaros en plena época medieval. Otra, todavía más sorprendente y controvertida, sería una probable identificación del plano arquitectónico del castillo de Montsegur, sea o no de época cátara, con la Constelación del Boyero celeste y por tanto con la Leyenda Artúrica, antesala del mito griálico. Y para terminar, otra teoría que se ha repetido infinidad de veces sería la posible conexión del mito griálico de Montsegur con el vaso griálico custodiado en San Juan de la Peña.

Así la polémica del grial cátaro desatada entre sus defensores y detractores, se ha intensificado en estos últimos años sin poder llegar a establecerse bases sólidas ya que el estudio de la materia griálica requiere grandes dosis de colaboración entre ambas partes, al abarcar un campo vastísimo, multidisciplinar, que abarca la historia de las religiones y creencias, mitología y simbología, literatura medieval, historia de la Europa medieval, etnografía y antropología, geografía y ciencias naturales, astronomía y astrología.

Ir a capítulo:  Anterior  |  Siguiente