NORMANDÍA 1944

6/ EL MAGO NEGRO


Sobre las andanzas de este tétrico personaje se ha escrito y se seguirá escribiendo durante décadas, unos con total rechazado, otros con una incomprensible admiración. Sobre él recaen todo tipo de historias relacionadas con desmesuradas orgías sexuales y prácticas diabólicas de magia negra. En círculos esotéricos es recordado como uno de los más grandes iniciados en alta magia que se haya dado en épocas contemporáneas; aunque resulte desconcertante emparentar el término magia con las prácticas que hicieron famoso a Crowley, más propias del sadomasoquismo que de cualquier otra cosa.

Existen referencias que afirman que a Crowley se le pidió asesoramiento (de forma no reconocida oficialmente como «especialista en la materia»), por parte de determinados mandos británicos conocedores que Hitler estaba totalmente imbuido por esas prácticas. Debieron considerar que desde aquel lado del Canal de la Mancha, también era necesario disponer de otro tipo de "armas" con que contrarrestar el "poder oculto" de las que utilizaban los nazis. Estamos hablando de símbolos, hechizos, rituales, sesiones mediúmnicas e invocaciones a todo tipo de entes etéreos. Pero también de experimentos telepáticos, de búsquedas de extrañas energías que supuestamente revoloteaban en el éter y de lecturas teosóficas de antiguos textos sagrados orientales –o debidamente orientalizados–. Sin duda, la cosa había llegado bastante lejos, tanto en un bando como en otro, pero ninguno de los dos renunció en aquellos momentos a nada para alcanzar la victoria final.

Ir a capítulo:  Anterior  |  Siguiente