LA BATALLA DE LAS ARDENAS

LA BATALLA


Los alemanes comenzaron a moverse el 14 de Diciembre de 1944, a las puertas del que iba a ser uno de los inviernos más crudos que se recuerdan en la región. Moviéndose por la noche, la 150ª Panzebrigade alcanzó la zona de reunión cerca de la localidad de Munstereifel. Caída la tarde la abandonó y también los tres kampfgruppe o grupos de campo antes mencionados, separándose hacia sus distintos destinos. Poco hacia sospechar a los mandos aliados que los alemanes estaban a punto de desencadenar su última gran ofensiva siguiendo un plan tan osado como arriesgado, cuyo fin era neutralizar el frente norteamericano en Las Ardenas con el consiguiente cambio del curso de la guerra.

Pero la inteligencia americana ya había detectado movimiento de tropas alemanas y movilizó al grueso de su 101ª División Aerotransportada al mando del General Maxwell Taylor, cuyos paracaidistas ya habían intervenido en el Desembarco de Normandía en Junio y hasta el momento, aún no habían cesado de combatir. También la 82ª División Aerotransportada “All American” se puso en marcha, al mando del General John Gavin junto a algunas unidades del ejercito regular.

El avance germano de los primeros días resultó imparable, las unidades americanas se vieron desbordadas y el mal tiempo impedía que su aviación pudiera dar apoyo a las tropas de tierra, haciéndose patente la superioridad de los tanques alemanes. Pero se cernía un problema acuciante sobre ellos: el suministro de combustible. Todos los esfuerzos por apoderarse de los depósitos del enemigo resultaron estériles.

Las localidades de St. Vith, Foy y la trágica Malmedy, donde fueron ejecutados más de 200 prisioneros americanos capturados en las primeras horas de la ofensiva, fueron tomadas rápidamente por los alemanes. La cantidad de prisioneros aliados empezaba a ser un problema logístico grave. El estado mayor alemán estaba exultante y el efecto sorpresa había funcionado.

Mientras, en la localidad de Bastogne, la 101ª Aerotransportada, protagonizaba una resistencia épica; el episodio sugirió al General Patton apodar a los heroicos resistentes con el aguerrido sobrenombre de “bastardos de Bastogne”. Corría un 21 de Diciembre cuando dos oficiales alemanes del Panzer Leer, al mando del general Von Manteuffel, se dirigieron a los resistentes para instarlos a la rendición de la plaza, a lo que el Comandante Anthony McAuliffe al mando de los sitiados, respondió por escrito con una tajante expresión: “Nuts!!! (nueces)”, a la vez que advertía: “morirá cualquier maldito alemán que intente entrar en la ciudad. Firmado, el Comandante americano”.

La contienda de Bastogne llegó a oídos de Hitler, quien se sorprendió por la tenacidad de los defensores; ello no era otra cosa que un claro indicio de cómo iban a ser las cosas en esa campaña, además de una inquietante sorpresa, pues el canciller no contaba que en la región se hubieran desplegado unidades de élite enemigas, sino tropas regulares, un factor que no había previsto el alto mando alemán. Caída la noche, la Luftwaffe efectúa un terrorífico bombardeo sobre la ciudad destruyendo vehículos, casas, el hospital auxiliar y el puesto de mando.

Paralelamente, la 7ª Division Blindada americana protagonizaba otro inusitado episodio de sufrida resistencia en la pequeña localidad de St. Vith. Nada menos que durante siete interminables días resistió el ataque demoledor de la diviones SS-Panzer, logrando el estratégico objetivo de frenar el avance alemán hacia el rio Mosa, pero al precio de quedar completamente rodeados por los alemanes. El 21 de Diciembre, 18.000 soldados norteamericanos quedaron aislados defendiendo la posición de St. Vith en situación desesperada

El 22 de Diciembre, la climatología jugó a favor de los Aliados. Con tiempo despejado dejó de nevar, dejando atrás unas jornadas de durísima meteorología de un frío intenso en toda la región, con constantes precipitaciones de nieve y ventisca. No es difícil imaginar las tremendas condiciones que unas tropas y otras tuvieron que soportar en ese crudo invierno de 1944-45.

Cuando el frente alemán se hallaba a 48 kilómetros del Mosa, al Este de la ciudad de Dinnant, fue sorprendido por una rápida y violenta acción del III Cuerpo del Ejército americano al mando del legendario Teniente General George S. Patton, que en una brillante maniobra estratégica atacó de manera letal y decisiva el flanco izquierdo enemigo. Por otro lado, el Ir. Cuerpo de Ejército Británico del Mariscal Hodges y el IXº del General Simpson, cayeron sobre el ala derecha del ejército alemán que se había desplegado en formación de cuña, rompiendo el frente de las tropas del General Von Manteuffel.

El dia 23, los tanques de Patton abrieron una profunda brecha entre las tropas alemanas que cercaban Bastogne, obligando a los alemanes a retirarse hacia el Este, rompiendo el cerco de otros lugares como St. Vith. Pero aún en su repliegue, los alemanes ofrecieron una desesperada resistencia que todavía duraría semanas, hasta que la región quedó bajo el total control de los Aliados. A finales de Enero de 1945 terminaba la Batalla de las Ardenas, tras un mes de durísimas hostilidades y condiciones, dejando tras de sí un gran rastro de muerte y destrucción. Los aliados volvieron a ocupar las posicionas previas a la contraofensiva alemana. En 40 días perdieron la vida unos 19.000 soldados americanos y más de 15.000 alemanes. Con esta fallida contraofensiva conocida como la Batalla de las Ardenas, Hitler agotó sus últimos recursos y aceleró el final del Reich de los Mil años.

El 17 de enero de 1945 el canciller inglés, Winston Churchill, quiso hacer un especial reconocimiento público a los soldados norteamericanos que entregaron sus vidas y su sacrificio en Las Ardenas con motivo de una intervención en la Cámara de los Comunes: ”Cuando recordemos nuestra gloriosa historia tendremos que tener cuidado de no reclamar para el Ejército Británico una parte que no le corresponde en lo que es sin duda, la mayor batalla de la guerra y que será considerada, en mi opinión, como una extraordinaria batalla norteamericana

Ir a capítulo:  Anterior  |  Siguiente