LOS NIBELUNGOS Y EL ORO DEL RHIN

“Uns ist in alten maeren wunders vil gesent von helden lobebaeren, von grôzer arebeit, von fröuden, hôchgezîten, von weinen und von klagen, von küener recken strîten muget ír nu wunder hoeren sagen... ” (Muchas maravillas nos cuentan las gestas de antaño, nos hablan de héroes dignos de elogio, de grandes penalidades, de alegrías y festejos, de llantos y lamentos, de peleas de valientes caballeros, ahora vais a oírlas...)


08.02.2011 Texto y fotos: JAUME CLUET

El Poema o Cantar de los Nibelungos (Nibelungenlied), es una obra anónima compuesta, supuestamente, en 1204 por un juglar bávaro desconocido que los especialistas ubican en la corte arzobispal de la ciudad bávara de Passau. La obra surge de la épica de las antiguas sagas germánico-escandinavas o Eddas, influidas, al mismo tiempo, por la poesía trovadoresca alemana o Minnesang. El Cantar combina elementos legendarios, mágicos y fantásticos de épocas remotas con influencias de un incipiente cristianismo medieval alemán. Las antiguas sagas escandinavas se nos muestran con un claro tinte mítico y bárbaro; por contra, el Cantar de los Nibelungos resulta ser de corte mucho más elaborado, romántico y cortesano.

Sigfrido (Sigfried en el poema alemán y Sigurd en el escandinavo), es el personaje central del Cantar. Héroe y aventurero, su fama y fortuna provienen de sus hazañas, tales como su lucha victoriosa contra un dragón o la conquista del fabuloso reino o Tesoro de los Nibelungos, siendo éste de tal naturaleza y magnitud que ni se agota ni disminuye. La etimología referida al término nibelungos –aunque pueda ser confusa–, es comúnmente atribuida a la palabra germánica nebel cuyo significado sería niebla. La desinencia germánica lung sería equivalente al concepto habitantes de...

Asimismo, en las Eddas escandinavas, los Nibelungos son conocidos como los Niflungar (Tierra de la Niebla y de los Muertos). Richard Wagner, adujo que la interpretación de este mito conlleva que el conquistador del tesoro está condenado a unirse de forma inexorable a dichos moradores de las tinieblas o del más allá. La temática del tesoro de los Nibelungos –protectores de tesoros ocultos– y el héroe Sigfrido procede, por tanto, de la vieja tradición nórdico-escandinava en la que, inicialmente, los hermanos Fafni y Regin luchan por el tesoro del enano Andvari.

Las Eddas o sagas transcritas por autores anónimos, fueron escritas en las arcaicas lenguas nórdicas (predecesoras del actual ámbito lingüístico danés-sueco-noruego); nos presentan un relato mítico de elaboración muy básica y en su primigenio estado puro. La postrer versión del Cantar de los Nibelungos, de inicios del siglo XIII, es una reelaboración posterior que profundiza sobre el mito del héroe Sigfrido en la que ya aparecen –tal como hemos comentado–, elementos propios del cristianismo, como el valor de la amistad o la fidelidad amorosa, denotando su clara influencia de temática caballeresca procedente del ámbito occitano-provenzal, donde se dio lugar al nacimiento del mundo lírico de los trovadores.

Esa nueva reelaboración del viejo mito del Cantar a cargo del anónimo juglar bávaro, es de corte mágico, enmarcada por hechizos y embrujos, discurre en busca del logro de la perfección de la novela heroica, mezclando temáticas heterogéneas que refuerzan su grandeza trágica.

En el año 1775, se halló en la población de Hohenems (Suiza), un manuscrito que posibilitó el redescubrimiento del Cantar de los Nibelungos, del que hasta entonces sólo se tenían referencias indirectas de los siglos anteriores. En la actualidad, se han podido encontrar 32 manuscritos en distintas bibliotecas de Alemania, Austria y Suiza de los cuales sólo 10 contienen la versión completa. El Nibelunglied se distribuye en 39 cantos enmarcados con la palabra aventurien procedente de la voz francesa aventure, constando cada estrofa de cuatro versos largos siendo las rimas pareadas.

Ir a capítulo:  Siguiente