DELOS, LA ISLA SAGRADA

En el Mar Egeo, entre los históricos espacios continentales de Grecia y Turquía se extiende el archipiélago de las Cícladas, compuesto por más de 200 islas e islotes cuyos nombres nos evocan las epopeyas y episodios míticos de los dioses de la Grecia Clásica


19.08.2010
Texto: JOSEP Mª ROSELLÓ
Fotos: MONTSE FORTINO

I – DELOS Y LAS CÍCLADAS

En nuestros días, en este lugar aún parecen reverberar ecos legendarios de la historia de la Grecia Antigua junto a actividades más lúdicas y tan propias de nuestro tiempo, como es llegar hasta las islas Cícladas. Así, son lugares como Mikonos o Santorini los que están en boga y en boca de los miles de turistas y visitantes que, anualmente, arriban a estas islas para pasear y disfrutar de su mediterráneo tipismo, impregnado de blancos encalados y azules que funden mar con cielo y que antaño, sirvieron de escenario para dramáticas leyendas y epopeyas históricas.

El caso que nos ocupa nos lleva al epicentro de esta agrupación insular de forma más o menos circular, hasta la minúscula isla de Delos. Un espacio agreste de aspecto áspero y acre que no evoca, de no ser por sus ruinas, el mítico lugar de nacimiento de dioses de tanto renombre como los mellizos Apolo y Artemisa, a quienes quizá imaginamos naciendo en lugares más paradisíacos o acaso más etéreos.

El hecho de que la mítica griega señale este lugar como sagrado obedece, como en tantos otros episodios de la Historia, a las señales que los antiguos veían e imaginaban en la orografía, los relieves y la configuración del paisaje. En el caso de Delos –habitada desde hace unos 5.000 años–, por hallarse en el centro de esa agrupación de islas, acaso fue factor que dió una “señal” suficientemente explícita y que les sugirió que esta isla, era un emplazamiento destacado dentro de su contexto geográfico. Eso trascendió hasta la llegada de los griegos, quiénes 1.000 años antes de nuestra era ya adoraron aquí al dios Apolo.

Ir a capítulo:  Siguiente