POBLET, SANTES CREUS Y SCALA DEI

TARRAGONA, ESPACIO DE SENSACIONES – II

Durante el siglo XII dos renovadas órdenes monásticas –cistercienses y cartujos–, se instalaron en esta área de la antigua Tarraconense para desde aquí iniciar su expansión por el territorio peninsular. Para ello construyeron icipientes cenobios que con el tiempo se transformaron en los emblemáticos monasterios de Poblet , Santes Creus y la cartuja de Scala Dei


22.06.2009
Texto: JOSEP Mª ROSELLÓ
Fotos: THOR JURODOVICH

En el año 1150, el conde Ramón Berenguer IV hizo donación de estas tierras, en la actual comarca de la Conca de Barberà, a la abadía cisterciense de Fontfrroide (aún hoy en activo, al sur de la ciudad de Narbona en el mediodía francés). Desde ese monasterio partió un puñado de monjes con la misión de acometer la fundación de una abadía con el patrocinio y la ayuda del conde barcelonés. Los monjes hallaron en este paraje boscoso los requisitos indispensables donde fundamentar su cenobio; apartado de cualquier núcleo habitado; con la presencia de un acuífero y un terreno que posibilitara la labranza de la tierra.

Desde el momento en que se inició la construcción de Poblet y hasta el siglo XVIII en que se culminó, con el aspecto que hoy presenta el conjunto, siempre gozó del patrocinio de la nobleza catalana que hizo de este recinto un lugar emblemático de la Corona de Aragón. En Poblet descansan los restos de una parte significativa de esa nobleza que, a lo largo de siglos se hizo enterrar aquí y que en vida había protagonizado trascendentes episodios de la historia de Catalunya.

En el siglo XIX sobrevino, con la conocida Desamortización de Mendizábal el declive y, posteriormente, el abandono; una situación que se prolongó durante casi 100 años. No sería hasta el fin de la última contienda civil española, cuando la abadía volvió, lentamente, a recuperar su actividad monástica para devolver al ajado recinto todo el esplendor que hoy podemos admirar. Poblet obtuvo de la UNESCO la declaración de Patrimonio de la Humanidad en 1991.

Ir a capítulo:  Siguiente