REUS Y EL MODERNISMO

TARRAGONA, ESPACIO DE SENSACIONES – I

En el siglo XVIII, la ciudad de Reus era la segunda capital de Catalunya; una incipiente industria textil y el comercio de aguardiente iban a situar el nombre de la ciudad en el mapa de Europa.


15.06.2009
Texto: JOSEP Mª ROSELLÓ
Fotos: THOR JURODOVICH

A mediados del XIX, Reus era una ciudad próspera que estaba fijando las bases de una pujanza industrial y social que, a lo largo de los siglos venideros, supo adaptarse admirablemente a los cambiantes negocios propios de cada época y circunstancia. Valga como muestra la llegada hasta estas tierras de la temible plaga de filoxera, que a finales de ese siglo arrasó todas las viñas de Catalunya y España cuando ya venia de hacer lo propio con las francesas. Los reusenses reaccionaron sustituyendo sus fenecidas cepas por el cultivo de avellanas, que resultó ser un nuevo éxito a escala europea.

Hoy el aguardiente ya no es la base de su economía, en la actualidad, Reus es probablemente una de la ciudades mas comerciales de España, su relación entre número de comercios y habitantes (rebasa los 100.000), hace que pocas ciudades del estado se equiparen a ella en ese ámbito, constituyendo el centro comercial de mayor atracción de la provincia de Tarragona.

Una nueva muestra de su adaptabilidad a las oportunidades que ofrece su entorno es que Reus posee un aeropuerto propio que enlaza con diversas capitales europeas, a la vez que es punto de destino de la multitudinaria y turística Costa Dorada. Con no ser poco, esta infraestructura también ejerce, junto al “Girona-Costa Brava”, las funciones de segundo aeropuerto de Barcelona.

Ir a capítulo:  Siguiente