FLORENCIA, EL SÍNDROME DE STENDHAL

“…Llegue a ese punto de emoción en el que se entrecruzan las sensaciones celestiales producidas por las bellas artes y los sentimientos apasionados…”.


11.06.2009
Texto: THOR JURODOVICH
Fotos: THOR Y JOSÉ Mª JURODOVICH

Estas palabras escritas por el escritor francés Stendhal en su obra Nápoles y Florencia: un viaje de Milán a Regio debieron resonaron en la cabeza de la psiquiatra florentina Graziella Margherini, cuando en 1979 inició una de las investigaciones más sorprendentes en los anales de la psiquiatría, tan sorprendida como inquietada por los numerosos casos de viajeros que sufrían desvanecimientos, vértigos, un elevado ritmo cardíaco, confusión e incluso alucinaciones mientras recorrían la ciudad de Florencia. La psiquiatra llegó a estudiar más de 100 casos hasta descubrir la causa.

¿Puede la belleza hacernos enfermar? Por lo visto si y, sin lugar a dudas, Florencia posee todo lo necesario para eso suceda. Sus calles y plazas poseen un mágico encanto, los muros de sus sublimes palacios, de sus majestuosas basílicas y de sus museos son auténticos templos depositarios de algunas de las obras de arte más bellas. Es aquí donde el Renacimiento alcanzó sus más altas cotas de expresión y aquí, donde la herencia de la prestigiosa cultura griega y la romana volvieron a renacer para iluminar a una Europa que iba a resurgir de los claroscuros medievales.

Ir a capítulo:  Siguiente