TEMPLOS DE PAESTUM

ESENCIA DE LA ARQUITECTURA GRIEGA

"La coherencia y el límite son características del orden (cosmos); la diversidad es más a menudo característica del caos."


21.05.2009 Texto y fotos: ANA MORENO

INTRODUCCIÓN

Las acuarelas de John Robert Cozens y grabados de Piranesi, entre otros, volvieron a poner en el mapa en el siglo XVIII a la gran ciudad de Posidonia o Poseidonia –Paestum para los romanos– tras siglos de olvido. El hallazgo de las ciudades de Herculano (1738) y Pompeya (1748) tuvo un gran impacto en Europa y atrajo a estudiosos, coleccionistas y eruditos, propiciando, dada su cercanía a la antigua colonia griega, un creciente interés por la ciudad de Paestum. En 1761, la visita a los templos de J.J. Winckelmann –considerado fundador de la Historia del Arte– fue tan relevante que despertó la atención de viajeros tan ilustres como el gran escritor alemán Goethe que en su libro Viaje por Italia describe su primer impacto con las ruinas de la ciudad cuando logra por fin distinguir en las “colosales masas alargadas y cuadradas [...] los templos y los monumentos supervivientes de la ciudad de Pesto, un templo tan bello”.

Nietzsche, que visitó Paestum durante su estancia en Sorrento en el invierno de 1876-1877, en su libro Humano, demasiado humano, un libro para espíritus libres, escribió “...Lo perfecto tenido como no hecho. Estamos acostumbrados en presencia de cualquier cosa perfecta a no proponernos el problema de su formación, sino a gozar de su presencia como si hubiera surgido por arte de magia. Verosímilmente, nos encontramos entonces todavía bajo la influencia de un antiguo sentimiento mitológico. Nos produce casi la misma impresión (por ejemplo, un templo griego como el de Paestum) que si un dios lo hubiera construido en una hermosa mañana para morada suya, con bloques enormes, o como si un alma hubiera repentinamente penetrado por encantamiento en una piedra y quisiera ahora hablar por sus resquicios...”

Paestum sería también destino de los viajeros que hacían el Grand Tour, viajes de aprendizaje y enriquecimiento cultural y educativo por Europa que desde el siglo XVII y XVIII emprendían los artistas, literatos europeos y jóvenes aristócratas ingleses y cuya meta final era Italia.

La menor popularidad de las colonias griegas de la Magna Grecia en comparación con las romanas puede deberse, quizás, al gran peso que supone todavía hoy en día la fuerte herencia de Roma que se reivindica e identifica con Italia.

Ir a capítulo:  Siguiente