ROMA, LOS MUSEOS CAPITOLINOS DEL CAMPIDOGLIO

"...ahora Roma era la capital de la cristiandad, una nueva forma de imperio que necesitaba investirse de prestigio y, qué mejor forma para hallar prestigio que en los vestigios de la propia historia romana."


11.04.2009
Texto: JOSEP Mª ROSELLÓ
Fotos: THOR JURODOVICH y JOSEP Mª ROSELLÓ

En 1538, el maestro Miguel Angel Buonarotti recibió el encargo de dignificar el descuidado Monte Capitolino que en nada recordaba al centro neurálgico de la capital que fue en tiempos de la República y el Imperio Romano. Este promontorio, había albergado el templo dedicado a Júpiter, lugar donde residieron los dioses protectores de la ciudad y del cual aun podemos apreciar un tramo de los muros que delimitaban el edificio en la anexa Sala del Techo de Cristal de estos fascinantes Museos Capitolinos.

La urbanización de la plaza, su pavimento y la monumental rampa de acceso que hoy vemos, es el producto de la proyección de Miguel Ángel, a pesar de que jamás vería culminada su obra. Los arquitectos que le sucedieron respetaron en gran medida el proyecto original, de tal forma que, en la Plaza del Campidoglio se yergen tres palacios: Nuevo, Senatorial y de los Conservadores. Estos edificios iban a ser la sede de diversas obras y colecciones artísticas así como piezas arqueológicas que, paulatinamente, serían donadas o en cierta forma, devueltas a la ciudad de Roma y que hoy conocemos como Museos Capitolinos.

Busto de la Medusa de Bernini (s. XVII). Sala de l...
Una de las estatuas más famosas de la antigüedad: ...
Los amantes Eros y Psique (s. II a.C.), Sala del G...
Retrato del emperador Caracalla en primer término;...
La Batalla de Gaugamela, librada por Alejandro Mag...
Máscara del Fauno. Foto: Thor Jurodovich.
La Loba Capitolina, símbolo romano por excelencia,...
La Sala del Techo de Cristal o Exedra donde se ha...

Ir a capítulo:  Siguiente