BULGARIA Y LOS TRACIOS

3/ ORÍGENES


Los tracios debieron ser uno de los primeros pueblos de origen indoeuropeo cuyos antepasados habían llegado desde las estepas rusas y ucranianas hasta los Balcanes, probablemente hace ahora unos 4.000 años, lo cual sitúa a esta cultura como una de las más antiguas de Europa, nacida al fusionarse con la autóctona balcánica, mucho más pacífica y de carácter agrícola y matriarcal entonces asentada en esta región, que en términos históricos ha sido conocida como la Vieja Europa.

La arqueóloga lituano-norteamericana Marija Gimbuttas, acuñó ese término y el concepto que éste encerraba durante el pasado siglo con notable aceptación de la comunidad científica. Los recién llegados indoeuropeos asimilaron el significado de los cultos agrícolas dedicados a una Gran Diosa procuradora de fertilidad, pero también aportaron los suyos de naturaleza masculina, mientras que más al Sur, en Grecia, los preceptos masculino-patriarcales predominaron netamente.

Algunos historiadores actuales tienden a presentar al pueblo tracio y a otros que llegaron desde Rusia y Ucrania, como una rama primigenia o escisión del aguerrido pueblo escita. En cualquier caso el origen común de una gran oleada de pueblos que durante siglos cayeron sobre Europa provenientes de Oriente, han sido reconocidos como indoeuropeos. De la fusión habida con los pueblos autóctonos del continente descienden buena parte de los europeos, hoy presentes también en todos los puntos del globo, fruto de los desplazamientos y migraciones habidos ya en tiempos modernos.

Ir a capítulo:  Anterior  |  Siguiente