SANTIAGO EL OCULTO

4/ SIRIO, LA ESTRELLA BOBLE


En esta historia no pueden faltar aquellos signos o señales que el cielo ha evidenciado a los ojos de los humanos a lo largo de los tiempos. Para el caso que nos ocupa, nos referiremos a la constelación de Orión y su estrella Sirio, a la que los griegos llamaron Iako, en honor a ese dios. La aparición de esta constelación en el firmamento abarca unos cincuenta días, desde la segunda mitad de julio hasta mediados de septiembre; mes que coincide con la vendimia en el ámbito mediterráneo. Su advenimiento marcaba antaño, la inundación del río Nilo en Egipto, es decir, la regeneración de la vida agrícola y el posterior fruto en los campos de cultivo.

Las principales características de Sirio, es que se trata de una estrella doble y que es la más cercana a la Tierra, de forma que es la más brillante y perceptible en los dos hemisferios estelares. Asimismo, su aparición coincide con la festividad del santo patrón, el 25 de Julio. Así es como el Año Santo Compostelano, rememora el esplendor ígneo solar, al sincronizar la festividad con la jornada dominical.

En la figura de Baco-Dionisos, se concentraba la esperanza de los seres humanos en una mejor vida futura. Este arquetipo es recogido en el templo de Delfos en Grecia donde Dionisos moraba junto a Apolo, el dios supremo de la luz solar y en el oráculo-santuario de Perperikon en Tracia, de donde fue originario. En ellos, se practicaron y probablemente fundaron los ritos dionisíacos, posteriormente reformados por el orfismo; el iniciado pretendía liberar su alma de la cárcel de la carne, a través del símbolo de la estrella portadora de luz (Sirio). De esta forma, se reconoció a Baco-Dionisos como el dios-rey, prototipo de la inmortalidad a través de su propia pasión, muerte y posterior resurrección.

Este culto llegó a abarcar todo el ámbito grecorromano; más tarde, con el advenimiento del cristianismo, sus conceptos básicos, significado y simbolismo quedarán absorbidos y transfigurados por la figura de Jesucristo y sus discípulos.

Ir a capítulo:  Anterior  |  Siguiente